MIAMI — Para

un Partido Demócrata decidido a convertir a Donald Trump en un presidente de un

solo mandato, el camino más obvio hacia la victoria parece tan simple y, a la

vez, tan complicado: ganar Florida.

El estado en

disputa más poblado de la nación se perfila para convertirse en un punto

decisivo en 2020 para Trump, quien probablemente necesite los 29 votos del

colegio electoral de Florida para que le salgan las cuentas para la reelección.

Los republicanos lo saben, y también los demócratas, quienes han tenido éxito

en este estado casi fuera del alcance durante la mayor parte de la última

década.

Entonces, mientras

Trump se prepara para celebrar un relanzamiento de campaña en Orlando el 18 de

junio, los demócratas están desplegando su propio plan para cambiar su fortuna

aumentando el registro de votantes y reconstruyendo su juego terrestre. Pero

para recrear los éxitos de Barack Obama en 2008 y 2012, tendrán que afrontar

una serie de pérdidas por poco margen que han desinflado a los fieles del

partido y sembrado dudas y desconfianza en el liderazgo demócrata.

En entrevistas

realizadas el fin de semana pasado y en sesiones con activistas en una

conferencia anual de líderes en Disney World, el presidente del Comité Nacional

Demócrata, Tom Pérez, y los líderes del Partido Demócrata de Florida

presentaron la estructura de su estrategia. Están tratando de recrear la enorme

ventaja de votantes registrados que benefició a Obama en 2008, rechazar los

esfuerzos de los republicanos para reducir sus márgenes entre los votantes

hispanos y perjudicar a Trump en las áreas rurales machacando las políticas

fiscales de su gobierno y sus problemas para ayudar al noroeste de este estado

azotado por el huracán

"Es casi

imposible que Trump gane las elecciones generales sin Florida", informó

Pérez en una entrevista. "Es por eso que Florida es un estado clave en el

campo de batalla".

La base del plan se

basa en un esfuerzo masivo para registrar a cientos de miles de votantes. El

propio Partido Demócrata de Florida se ha comprometido a gastar dos millones de

dólares para registrar a 200 mil nuevos demócratas para marzo. Pero la mayor

parte de un esfuerzo de registro de votantes más amplio y ambicioso se basa en

una red de organizaciones sin fines de lucro que trabajan juntas bajo la

coordinación del candidato a gobernador en 2018 y ex alcalde de Tallahassee,

Andrew Gillum, y la enorme operación de campo que se mantuvo intacta después de

que le faltaron unos 33 mil votos para convertirse en gobernador.

Después de su

derrota, un golpe para los demócratas que confiaban en sus posibilidades de

vencer al congresista y sucedáneo de Trump, Ron DeSantis, Gillum estableció el

objetivo de registrar o "hacer que volvieran a participar" un millón

de votantes. Está aportando su destreza en la recaudación de fondos, junto con

los millones que polémicamente su campaña dejó sin gastar, a fin de hacer

germinar a los grupos activistas existentes que ya están registrando votantes y

hacer que trabajen juntos.

Al mismo tiempo,

una base de voluntarios de la campaña que Gillum ha fijado en 100 mil personas

permanece intacta bajo Bring it Home Florida, una organización sin fines de

lucro cofundada y financiada por Millie Raphael, la activista de Miami que dirigió

las actividades de voluntariado y de acercamiento con hispanos de Gillum.

Raphael dice que el grupo, que se activó la semana pasada, está trabajando con

otras organizaciones progresistas para registrar votantes y al tiempo que envía

a su propia gente a comunidades donde nadie está trabajando para encontrar

votantes que no estén participando.

"Estamos

coordinando todo lo que podemos con tantas organizaciones como podemos",

dijo Juan Peñalosa, director ejecutivo del Partido Demócrata de Florida (FDP,

por su sigla en inglés).

El juego final es

revertir el rumbo de la declinante ventaja de registro del partido sobre los

republicanos. Desde la primera elección de Obama en 2008 hasta las elecciones

parciales de noviembre, los demócratas de Florida vieron menguar su ventaja de casi

700 mil votantes sobre los republicanos a aproximadamente 260 mil, una ventaja

que no se mantuvo cuando los republicanos demostraron ser mejores en convocar

al voto en una elección donde los votantes de ambos partidos se mostraron

altamente motivados.

"Registramos a

un montón de votantes en 2007 y 2008", declaró el estratega demócrata y

encuestador Steve Schale, quien dirigió la primer campaña de Obama en Florida.

"Creo que tanto el alcalde Gillum como (el ex senador estadounidense) Bill

Nelson habrían ganado si hubieran tenido el electorado que tuvo Barack

Obama".

A medida que los

demócratas intentan formar sus filas, también están reinvirtiendo en su propia

operación de campo; el lunes, enviaron a los primeros 90 de lo que

eventualmente serán 300 organizadores en todo el estado en un esfuerzo por

mejorar la conexión del partido con los votantes afroamericanos e hispanos.

Peñalosa comentó que aproximadamente la mitad de esos voluntarios (46 de los

cuales se desplegarán en los condados de Miami-Dade y Broward y 44 en Orange,

Hillsborough y Pinellas) hablarán español o criollo.

Ese esfuerzo, presentado

por el Comité Nacional Demócrata (DNC, por su sigla en inglés) a los donantes

nacionales como parte de una estrategia de alcance más amplia en nueve estados en

disputa, debería ayudar a abordar las críticas de que la parte del estado con

fondos limitados no logró involucrar adecuadamente a las comunidades

minoritarias el año pasado y cometió un error al delegar su juegoterrestre en

las zonas más pobladas a organizaciones políticas externas hasta la elección

general. El estratega de Florida Craig Smith, quien ha trabajado en estrecha

colaboración con los Clinton, dijo que el partido se está asegurando de que las

deficiencias operacionales que vio en Florida en 2016 no se repitan cuando los

donantes comiencen a inundar el estado nuevamente con su dinero.

"No se pueden

gastar 40 millones de dólares en dos meses de manera eficiente” a menos que ya

exista una organización, señaló.

Smith comentó que

uno de los problemas que enfrentó Clinton en Florida en 2016 fue que, cuando

ganó la nominación, Trump y el Partido Republicano ya estaban organizados y en operación.

En 2019, Trump está aún más adelantado mientras un gran campo de candidatos compite

por la nominación, pero Smith indicó que los demócratas se pondrán al día.

"Estar tres

meses rezagados en 2019 es muy diferente a estar tres meses rezagados en 2020",

argumentó. "Mientras los fondos estén allí cuando decidamos al candidato,

eso es todo lo que importa".

Los demócratas

también están gastando dinero en esfuerzos legales para combatir lo que ven

como intentos de suprimir el voto entre los votantes de tendencia izquierdista

y para prepararse para otro recuento en 2020, dado el historial estatal de

elecciones con poco margen de diferencia.

Pero hay una

diferencia entre la planificación y la ejecución, y las repetidas derrotas por

un uno por ciento o menos desde la reelección de Obama ha ganado escepticismo y

dudas entre las filas del partido. Las derrotas de Gillum y Nelson en contiendas

por tan escaso margen que desencadenaron recuentos sin precedentes a

nivel estatal han fomentado la creencia de que los demócratas están cerca de la

victoria en Florida, pero también preguntas sobre por qué siguen perdiendo.

En Orlando, donde

el Partido Demócrata de Florida celebró su gala de verano en el Centro de

Convenciones de Yates y Club de Playa de Disney World, las frustraciones por

las derrotas del partido se desbordaron durante una sesión celebrada por la

comisión Camino al Poder (Path to Power) del partido,

encargada de llevar a cabo un análisis posterior de las elecciones intermedias y elaborar un plan para

2020. Gran parte de la estrategia del partido se basa en volver a los

fundamentos de hacer campaña, pero los activistas en la multitud se preguntaban

cuándo iba a explicar el partido por qué la ola azul que arrasó en gran parte

del país pareció disminuir en las costas de Florida.

"No vi ninguna

idea innovadora", destacó Stacey Patel, presidenta de los demócratas del

Condado de Brevard. "Hemos visto informes como este antes, pero luego son

archivados. ¿Cómo haremos esto realmente?

El partido estatal

y el DNC tienen roles impresionantes en Florida en este momento, dada la

discrepancia entre su importancia en la elección general y la primaria, en la

que los votantes de la Florida elegirán a su candidato después del Súper

Martes. El sábado, cuando el partido celebró su gala, no asistió ninguno de los

principales candidatos presidenciales. Muchos estaban en Iowa, uno de los

primeros estados en celebrar primarias. Algunos enviaron a sus cónyuges.

Trump, por otro

lado, está muy concentrado en Florida, donde lanzó su campaña de reelección

solo un mes después de su toma de protesta y regresará la próxima semana para

un relanzamiento. Su administrador de campaña, Brad Parscale, prácticamente

vivió en el estado el mes pasado, y dijo que Florida es probablemente el lugar

donde la campaña desplegará su esfuerzo de divulgación entre los votantes

hispanos, otro grupo demográfico en disputa donde los demócratas están tratando

de recuperar votos.

Los republicanos

también han superado significativamente en recaudación a los demócratas tanto a

nivel estatal como nacional, y están canturreando en Florida bajo el liderazgo

del nuevo gobernador DeSantis. Continúan promocionando su amplia operación

digital, aunque el nuevo presidente de finanzas del DNC y abogado de Coral

Gables, Chris Korge, comentó recientemente al Miami Herald que confía en que el

partido alcanzará sus metas financieras y que le impresionó cuánto ha mejorado el

DNC su propia operación de datos.

Difusión entre

personas de color

Peñalosa, el

director ejecutivo del FDP, destacó en Orlando durante el fin de semana que el

partido está gastando dos millones de dólares en actividades de divulgación y

publicidad ante los votantes de color en el año de inactividad electoral, en

anticipación de 2020. El partido lanzó una campaña publicitaria en periódicos propiedad

de afroamericanos y ha contratado por primera vez a un director de medios en

español que está ayudando a destacar a los demócratas en la radio y la

televisión en español, a crear programación y a coordinar los mensajes en

Miami, Orlando, Tampa y Puerto Rico.

"Nunca lo

hemos hecho de manera concertada en el partido, crear una base. Lo estamos

haciendo de mercado de medios en mercado de medios”, dijo Peñalosa.

"Estamos identificando a personas con historias reales que hablan español que

hablen sobre lo que esta administración ha hecho para afectar sus vidas".

El partido tiene

motivos para invertir. Pérez añadió que un análisis del DNC mostró

recientemente que hay 400 mil "votantes latinos no registrados en Florida

que probablemente sean demócratas". Los demócratas también son

vulnerables. Este otoño, DeSantis tuvo un desempeño significativamente mejor que

Trump en los distritos fuertemente cubanos y venezolanos, y el senador

estadounidense Rick Scott superó con creces a Trump entre los votantes

puertorriqueños.

Trump sigue siendo

abrumadoramente impopular entre los votantes hispanos y ha seguido ampliando su

retórica de inmigración. Pero solo necesita tener resultados un poco mejores en

el grupo demográfico para tener éxito. Este año, ha emprendido una agresiva

campaña para persuadir a los votantes cubanos, venezolanos y nicaragüenses en

el sur de Florida al adoptar una mano dura contra los regímenes de izquierda en

América Latina y el Caribe.

Mientras tanto, una

reciente encuesta nacional entre mil votantes latinos realizada por la firma de

encuestas de Trump, McLaughlin & Associates, encontró que el presidente

tiene espacio para el crecimiento entre los votantes hispanos y que una campaña

de marca republicana para etiquetar a todos los demócratas como socialistas

tiene la capacidad de perjudicar a los demócratas con un grupo electoral clave.

"Debemos enfrentar

ese asunto del socialismo directamente",

afirmó Pérez el sábado mientras hablaba con un grupo de demócratas que se

habían reunido para escuchar hablar al director de medios en español del FDP sobre

los esfuerzos de coordinación del partido en los medios hispanos.

Pero si Trump cree

que los demócratas son vulnerables entre los votantes tradicionalmente

demócratas, los demócratas creen que Trump es vulnerable entre los votantes

obreros en los baluartes republicanos rurales. Antes de dirigirse a Orlando,

Pérez visitó el Mango de Florida (la parte noroccidental del estado), donde su

equipo filmó un video al estilo de campaña en el que hablaba con familias que

viven en medio de escombros y en remolques azotados por el huracán.

Trump firmó un

proyecto de ley para casos de desastre de 19 mil 100 millones de dólares este

mes, y recientemente realizó su propia visita a la zona conocida en inglés como

Panhandle, donde anunció planes para aumentar

la asistencia financiera federal. Pero dos años después de que el huracán María

azotara fuertemente al demócrata Puerto Rico, el partido liberal de Florida

ahora está tratando de poner de relieve la poca ayuda federal que ha recibido el

noroeste del estado más de siete meses después de haber sido afectado por una

tormenta de Categoría 5.

"Lo que vi

allí fue pura incompetencia", afirmó Pérez en un discurso durante la gala

del partido.

Para los demócratas

de Florida, la pregunta ahora es si el partido puede ejecutar de manera

competente su propio plan, y si ese plan ha sido desarrollado de manera eficiente.

Pérez declaró ante un salón de baile abarrotado el sábado por la noche que,

mientras se mantengan informados sobre lo que los demócratas están haciendo por

el país y el estado, les gustarán los resultados para 2020.

"Un reportero

me preguntó el otro día cuando estaba en Tallahassee: '¿Te rendirás en Florida

porque perdiste en 2016?'", relató Pérez. "Le respondí: '¡Claro que

no!' Estamos redoblando nuestros esfuerzos en Florida. Y lo que estamos

haciendo, y cómo lo estamos haciendo, es cómo ganaremos".

———

(c)2019 Miami Herald

Visit Miami Herald at www.miamiherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

Subscribe to Daily Headlines

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Copyright 2019 Tribune Content Agency.

Load comments