WASHINGTON — En la misma semana de diciembre en que Briell Zweygardt dará a luz a su primer hijo, también tiene programado presentarse en la Base de la Fuerza Aérea McConnell en Wichita, Kansas, para realizar entrenamientos.

Zweygardt, de 25 años, es subteniente de la Guardia Nacional Aérea de Kansas y, al igual que otras mujeres de la Guardia Nacional o de las reservas militares, enfrentará una difícil elección cuando nazca su hijo. Si se toma un descanso de sus tareas de guardia mensuales para cuidar a su hijo, perderá salario y puntos con miras a su jubilación.

"De hecho, he visto a mujeres llevar a sus recién nacidos al entrenamiento porque no querían faltar", dijo Zweygardt, quien vive en Wamego.

En 2016, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos promulgó una política de licencia de maternidad de 12 semanas para cubrir al personal en servicio activo, pero la política no cubría a las mujeres en la Guardia Nacional o las reservas militares. Todavía pueden ser penalizadas por tomarse un tiempo de descanso para cuidar a sus hijos recién nacidos.

El senador Jerry Moran, republicano por Kansas, ha propuesto una legislación que cerrará ese resquicio y garantizará 12 semanas de licencia de maternidad con sueldo para las guardias y reservistas.

Según Moran, aproximadamente 150 mil mujeres prestan servicio a nivel nacional en la guardia o en las reservas. Eso incluye a 661 mujeres en la Guardia Nacional del Ejército de Kansas.

La Ley de Licencia de Madres del Servicio Militar (o MOMS Leave Act) aseguraría que estas mujeres del servicio no pierdan créditos con miras a su jubilación por tomar la licencia de maternidad.

"Las mujeres que prestan servicio a nuestro país no deben ser penalizadas inadvertidamente por tener un hijo ni se debe esperar que regresen a las tareas de entrenamiento en las semanas posteriores al parto", destacó Moran el mes pasado cuando anunció el proyecto de ley.

En una entrevista, Morán apuntó que el problema le fue advertido por primera vez por una integrante del Ejército que trabajaba en su oficina.

"No puedo entender ninguna razón por la que la distinción tenga sentido. Si es lo correcto para el servicio militar activo, es lo correcto para la guardia y las reservas", explicó Moran en una llamada telefónica el martes. "En un servicio militar en que todos son voluntarios, importa cuáles son los beneficios".

Moran manifestó que las mujeres en servicio no deberían tener que preocuparse por pagar sus cuentas cuando se están preparando para tener un bebé.

Zweygardt comentó que el proyecto de ley de Moran les cambiaría la vida a ella y a otras futuras madres en la Guardia Nacional.

"Sería realmente importante para mí financieramente. Realmente dependemos de mis ingresos por el entrenamiento”, comentó. "Esto me dará la oportunidad de realmente vincularme con mi hijo".

La Asociación de Oficiales Militares de Estados Unidos emitió un comunicado en apoyo al proyecto de ley de Moran, diciendo que "tener un bebé y hacer malabares con las responsabilidades de entrenamiento es engorroso y no aprecia los desafíos de la maternidad".

Lory Manning, una capitana de la Marina retirada y portavoz de la Red de Acción de Mujeres en Servicio, señaló que las mujeres embarazadas han estado prestando servicio en las fuerzas armadas durante décadas, pero antes del cambio de política de 2016, cada rama del ejército manejaba la maternidad de manera diferente.

Las fuerzas militares han tratado de estandarizar la forma en que trata la licencia de maternidad en los últimos años, pero la Guardia Nacional se ha quedado fuera de ese cambio.

"La guardia siempre es complicada porque se tienen dos jefes. Está el componente federal y luego los gobernadores", indicó Manning.

Agregó que la licencia por maternidad no debería ser considerada solo como un problema para las mujeres soldados. Es un problema que afecta también a los padres en servicio, destacó.

A principios de este año, el Ejército amplió su política de permiso por paternidad para aumentar el tiempo de descanso para los cuidadores secundarios y permitir que los padres de ambos sexos sean consideradoscuidadores principales de un niño.

El proyecto de ley de Moran trata exclusivamente de las mujeres miembros de la Guardia Nacional y las reservas, pero dijo que también abre la puerta a las conversaciones sobre la licencia de paternidad.

La capitana Lauren Orr, miembro de la Guardia Nacional del Ejército de Kansas, dijo que las guardias que se toman un descanso después de dar a luz, corren el riesgo de no obtener suficientes créditos al final del año para hacer que ese año cuente para su período de servicio.

Orr, de 28 años, cumple seis años de compromiso con la guardia y espera a su segundo hijo en julio. Tanto ella como su esposo estaban prestando servicio en la guardia hace dos años cuando tuvieron a su hijo y Orr se tomó un descanso para cuidarlo.

"Pero no nos pagaron por eso. Simplemente soportamos el golpe y seguimos adelante”, relató Orr, quien vive en Gardner y presta servicio en Topeka.

Orr elogió los esfuerzos de Moran para garantizar que las reservistas y las guardias tengan los mismos beneficios de maternidad que las soldados en servicio activo.

"Creo que sería un gran paso adelante", concluyó. "En este momento, el enfoque en la Guardia Nacional es la retención … y este sería un paso en la dirección correcta, haciendo posible que las mujeres que prestan servicio continúen haciéndolo. Creo que es un paso básico hacia la justicia porque se ofrece al personal en servicio activo".

———

(c)2019 McClatchy Washington Bureau

Visit the McClatchy Washington Bureau at www.mcclatchydc.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

Subscribe to Daily Headlines

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Copyright 2019 Tribune Content Agency.

Recommended for you

Load comments